viernes, 14 de octubre de 2011

Ponte Tacones

Esta mañana, justo después de abrir los ojos y apagar el despertador, lo primero que he pensado ha sido: ponte tacones. Y aquí estoy, cual giralda de Sevilla como me llaman unas amigas, con casi 1.85 cm de mí dispuesta a darlo todo en el día de hoy.

Ayer no tuve un día bueno, se fue complicando y caí rendida en la cama sin ganas de nada. Fue de esos en los que buscas como loca el botón de "reset" para que todo vuelva a empezar, pero nada, aún no me lo he encontrado, debo tenerlo muy dentro de mí, eso si, el día que consiga encontrarlo ¡lo hago público! creo que a más de uno le vendría bien.

Al subirme al autobús y justo antes de empotrarnos contra un coche (eso es otra historia) me he puesto a pensar que antes, cuando iba al Instituto y a la Universidad, los tacones tenían siempre el mismo objetivo: aguantar toda la noche. Estaban pensados para el fin de semana, para ser más alta por la noche y destrozarlos con pisotones, copas que caían, ceniza del tabaco que se pegaba...los pobres llegaban a casa hechos una pena.

Je, en medio de todos estos pensamientos se me ha escapado una sonrisa, ¡cómo ha cambiado el cuento! Ahora cuando me compro unos zapatos pienso que sean altos y cómodos, capaces de aguantar mis eternas jornadas laborales. He pasado de usar los tacones para bailar a trabajar, de querer ir más alta a sentir seguridad...y es que, queridas amigas, estoy segura que a alguna de vosotras os pasa lo mismo que a mi. El día a día nos come, la ciudad nos pesa, la igualdad aún no existe al 100x100 y las que nos pasamos el día rodeadas de hombres, tenemos que sentirnos muy seguras para que no "nos coman". Ser joven y mujer a veces es complicado, la ciudad se ha convertido en la jungla y nosotras tenemos que salir todos los días cual leonas a defender lo nuestro.

La suerte que tienen estas mamíferas es que ellas salen sin tener que calzar zapatos, van descalzas y con seguridad, cosa que nosotras aún no hemos sido capaces de lograr. Para todo esto necesitamos unos tacones altos y cómodos y yo, he descubierto los perfectos. Los vi en El Corte Inglés, con suela de goma, una plantilla increiblemente cómoda y me parecieron espectaculares a la vez que cómodos.

Al cogerlos leí en ellos "Rockport by Adidas" y una gran pregunta contestada de una rotunda afirmación me vino a la mente "¿Adidas hace zapatos"? pues entonces deben ser comodísimos" y sin dudarlo ni un segundo me los probé y fui directa a la caja.




La plataforma, la suela de goma y una plantilla acolchada hacen que sean unos de los zapatos más cómodos que me he probado nunca. Parece ser que la industria del calzado empieza a comprender que tacón no tiene porqué ser símbolo de incomodidad.

Os dejo su link para que les echéis un vistazo: http://www.rockport.com/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada